¿QUÉ HACEMOS?

Las alteraciones de la piel y las uñas son de mucha importancia en podología. Las más frecuentes son los helomas (callos), hiperqueratosis (durezas), verrugas, eccemas, problemas de sudoración, onicodistrofias (uñas engrosadas), onicomicosis (hongos en las uñas) y son capaces de generar dolor y malestar a paciente así como de distorsionar su equilibrio. Específicamente las alteraciones de la piel nos están informando de que algo no funciona correctamente, es decir, la forma que tiene el pie de atacar y adaptarse al suelo en su función dinámica está ocasionando las alteraciones de la piel pero no podemos olvidar ni dejar de pensar que éstas son el resultado de una incorrecta coordinación del pie con su extremidad inferior correspondiente y de ésta con el resto del cuerpo. Por lo tanto, a parte de poder tratar localmente las patologías que afectan a pie en sí, y que son las que suelen hacer al paciente acudir a la consulta, debemos investigar sobre cual es la causa que la provoca y que siempre tiene una implicación global corporal.

Los tratamientos realizados en este apartado son rápidos y resolutivos, utilizando para éstos material estéril y de primera calidad. Este acto es conocido como Quiropodia y forma parte de la cartera de servicios de Equilibrum.

5  6

Los tratamientos ortopodológicos son todos aquellos que el podólogo confecciona y adapta al paciente; soportes plantares biomecánicos (plantillas), ortesis de silicona (protectores y/o separadores para los dedos en caso de juanetes, dedos en garra…).

En Equilibrum todos los tratamientos son personalizados y realizados mediante la TAD (Técnica de Adaptación en Directo) por lo que el ajuste de los materiales al pie es meticuloso y facilita dotarlos de una realidad; la TAD permite que el paciente pueda cargar su peso durante el proceso de adaptación en posición corregida de su pie a la vez que imprime movilidad a la extremidad inferior… es un gran intento (y logro) por respetar al máximo la forma del pie, llevarlo a una mejor funcionalidad y de trabajar rápidamente. En Equilibrum trabajamos con materiales de primera calidad, combinando las diferentes flexibilidades y elasticidades de las resinas (que dan la forma a la plantilla) así como las densidades de los EVA de amortiguación/absorción de impacto siempre en función de las necesidades del paciente.

Además en Equilibrum aportamos un plus de investigación durante la exploración podológica ordinaria; realizamos tests posturales y podoposturales para definir cómo se entienden y relacionan los diferentes segmentos corporales: test de equilibración de cadera, rodilla y tobillo; test de posturodinámicos; test de función ocular y de establecimiento del eje postural.

La podología de siempre y la del futuro      Plantilla 4

 

Los pies forman parte del sistema corporal de equilibración de la persona. Recogen información constante a través de los receptores de la piel de la planta de los pies, cada uno de ellos especializados en un tipo determinado de estímulo: presión, temperatura, estiramiento, vibración y dolor.

En coordinación con otros receptores corporales (ojos, músculos, columna,…) para conseguir la estabilización de la persona, representan una entrada de información muy importante susceptible de ser potenciada mediante estímulos externos con un tipo de plantilla especial: la plantilla postural. Ésta se basa en la colocación de pequeños elementos de un máximo de 3mm de grosor en zonas determinadas de la planta del pie que crean un cambio en la mapa de estabilización de la persona.

Este tipo de tratamiento se anticipa al gesto o a la biomecánica, a cualquier movimiento, hace que el tono muscular se regule y reposicione a la persona, por lo que el gesto de surja después será más seguro, coordinado y menos fatigante.

No sólo se trata de dar una información de contención del movimiento del pie sino de hacer que aquel movimiento erróneo no se produzca, de manera sutil, respetuosa y al ritmo de la persona. Se deben tener en cuenta en este apartado las cuestiones tanto físicas/estructurales como las más sutiles y energéticas que suelen estar captando o distorsionando al resto de estratos.

11         16

Este tipo de terapia utiliza todo el cuerpo y lo considera una lanzadera en la que portar una información (estímulo manual) que es capaz de ayudarnos a regular el sistema corporal: en un sistema en el que todo está coordinado y relacionado, los bloqueos o falta de movimiento en los diferentes estratos corporales llegan a distorsionar o a hacer que determinados segmentos sean disfuncionales.

Con PNS somos capaces de generar una reacción en cascada de desbloqueos (que eran bloqueos interdependientes) y llevar al sistema corporal a una autoregulación para lograr una mejor eficiencia postural.

       15